Ducati TT Parade

 

 

Ducati TT Parade

 

En el TT de 2008 se celebró el 30 aniversario de la legendaria victoria de Mike Hailwood en -la Isla- y el 50 de la primera participación de la firma italiana en esta carrera. ¿Cantamos el -cumpleaños feliz-? 

Cuando mencionas unidas las palabras Isla de Man y Ducati, inmediatamente se asocian al mítico hito que protagonizó Mike Hailwood en su regreso al TT el año 1978.

Ducati TT Parade

 

Ha concluido la 101 edición del TT de la Isla de Man y, como siempre, además de las carreras en sí, el evento contó con múltiples celebraciones relacionadas con la historia de esta prueba.

Este año ha destacado el 30 aniversario de la victoria de Mike Hailwood en su regreso a la Isla. 1977 fue el primer año en el que no se disputó el Mundial de Velocidad en la Isla de Man y para mantener el status de Campeonato del Mundo se creó el Mundial TT F1 a una prueba.

Al año siguiente, Mike Hailwood participó con una Ducati 900 SS y venció con un margen sobre el segundo piloto de dos minutos completos.

En cuanto a las carreras de la edición 2008 del TT, John McGuinness (Honda CBR1000 RR) venció en la categoría Senior TT (con catorce victorias, iguala la cifra de Mike Hailwood), Cameron Donald (Suzuki GSX-R1000) se impuso en Superbike TT, Bruce Anstey (Suzuki

GSX-R600) en Supersport, Ian Lougher (Honda GP250) en Lightweight y Chris Palmer en Ultra-Lightweight (Honda GP125).

Una vuelta completa

Pero, lógicamente, el principal evento fue la vuelta de exhibición del viernes. Carl Fogarty pilotó una Desmosedici RR de serie por delante de otras nueve Ducati en el trazado completo de 37,75 millas del TT.

Era una exhibición, y nadie corrió más de la cuenta por obvios motivos de seguridad. De todos modos, Sammy Miller, protagonista de aquel primer asalto Ducati a -la Isla- en 1958, sufrió un accidente en Gooseneck y dejó maltrecha una 900SS prestada.

Afortunadamente, no hubo consecuencias físicas, ¡pero la moto no tenía muy buena pinta!

Tony y Michael Rutter, padre e hijo, rodaron con motos de carreras, así como Alan Cathcart con su propia Supermono, quien nos lo cuenta en estas mismas páginas.

Héroes del TT como Ian Simpson (916), Jaime Witham (851) y John Barton (Supermoto) hicieron las delicias de los asistentes con motos de competición. Todos los demás lo hicieron con motos de serie.

No se arrancó ninguna de las motos del museo oficial y sólo la de Tony Rutter se podía considerar como pieza histórica. Incluso Paul Smart pilotó una Paul Smart Réplica (valga la redundancia-) y David Hailwood, hijo de Mike, lo hizo sobre una Sport 1000 S que se decoró como una Hailwood réplica.

Sin embargo, un miembro del Club de Propietarios de Ducati trajo una Hailwood réplica en marcha para hacer recordar a los presentes aquellos días de 1978.

Toda esta celebración sirvió para recordar que, si bien Ducati nunca ha sido la marca más grande del mundo, sí que siempre ha estado implicada en las carreras.

Lo que está demostrado es su carácter de mata-gigantes y de hacer siempre las cosas a su manera. Y con éxito.

 

Ducati TT Parade

 

Robert Dunlop

Unos días antes del TT 2008, Robert Dunlop fallecía tras sufrir un accidente en la -Nort West- irlandesa.

Localizamos en su lugar de vacaciones al veterano periodista y colaborador de fM, Mick Woollett, para que nos escribiese estas líneas homenaje, ya que él convivió con Robert Dunlop y su hermano, el también desaparecido Joey Dunlop, en tantas y tantas carreras británicas.

Si lo leyeras en un libro de ficción, simplemente no te lo creerías: un piloto que sufre un accidente mortal durante los entrenamientos de una carrera ¡que dos días después gana su hijo! Eso es exactamente lo que ocurrió este año en la North West 200.

Para hacer toda esta historia aún más increíble, resulta que el piloto en cuestión es Robert Dunlop, 47 años, el hermano menor del legendario Joey Dunlop y ganador de 26 careras en el TT de la Isla de Man, que murió en un accidente en carrera en Estonia el año 2000 cuando también tenía 47 años.

El vencedor de la carrera de 250 cc en el North West 200 fue Michael Dunlop. Dedicó la victoria a su padre y al día siguiente, asistió al funeral que se celebró en la Iglesia Presbiteriana de Garryduff, en su ciudad natal de Ballymoney, situada en el extremo nororiental de Irlanda.

Allí acudieron 5.000 personas entre familiares, amigos y aficionados a la moto. Fue enterrado en una sepultura al lado de la de su hermano Joey.

Durante sus 30 años de carreras, Robert consiguió casi tantos éxitos como Joey. Venció en 5 ocasiones el TT de la Isla de Man y ostenta el récord de 15 triunfos en la North West 200, una carrera que se disputa en un circuito de 10 millas (unos 16 km) sobre carreteras convencionales a pocos kilómetros de su casa en Ballymoney.

La triste historia de la familia Dunlop demuestra el fanático entusiasmo de los irlandeses por las carreras en este tipo de trazados.

Su hijo Michael venció dos días después en ese mismo circuito en una dura pugna en la categoría del -cuarto de litro- contra el también piloto de Honda Christian Elkin, una batalla que sólo se dirimió en la última milla de la prueba.

Su éxito fue aclamado por una asistencia récord de público. Después de muchos éxitos en Irlanda, Robert consiguió su primer logro internacional cuando ganó el GP de Macao en 1989 con una Honda GP de 500 cc, otra prueba disputada en un circuito urbano.

En 1990 pasó al equipo oficial Norton con la rápida pero difícil RCW588 con motor Wankel. Con ella ganó varias pruebas y terminó tercero en el TT de la Isla de Man en la categoría Fórmula 1.

En 1994 estuvo a punto de sufrir un fatal accidente cuando la rueda trasera de su Honda RC49 de 750 cc, con basculante monobrazo, salió despedida cuando rodaba a más de 160 km/h.

Sufrió heridas muy graves, sobre todo en las piernas. No volvió a correr hasta 1996, a pesar de tener una pierna más corta que la otra. Pronto consiguió regresar al podio. En 1997 finalizó tercero en la prueba de 125 cc y al año siguiente venció la carrera.

Dijo muchas veces que se iba a retirar de la competición y que se concentraría en la carrera deportiva de sus dos hijos mayores, William y Michael. Pero una y otra vez aparecía en las parrillas de salida. En 2006 venció en la North West 200.

Por ironías del destino, el accidente que le costó la vida volvió a ser consecuencia de un fallo mecánico. Su Honda 250 GP gripó a unos 257 km/h cuando rodaba a tope en la rapidísima sección de Mathers Cross.

Al caer de la moto fue golpeado por otro piloto y no se pudo hacer nada por su vida en el hospital aquel mismo día.

Los dos hermanos Dunlop han dicho que continuarán corriendo, aunque William ha declarado que se concentrará en pruebas en circuitos permanentes.

 

VIA: Ducati TT Parade – Fórmulamoto.

Etiquetas: , , , , , ,

Los comentarios están cerrados.