Relato. Un amor de hace 20 años …

Un amor de hace 20 años…

 

Corría el año 1993 y tenía yo 22 años cuando descubrí a la que seria el amor de mi vida.

 

En aquel tiempo tenía las paredes de mi habitación, y las carpetas de la facultad, repletas de fotos de las que eran las bellezas del momento. Eran las que llenaban las revistas de la época y calentaban nuestra imaginación.

Espectaculares modelos orientales de afiladas y agresivas figuras. Todas ellas con ceñidos vestidos multicolores que no dejaban nada a la vista, pero que remarcaban una estampa atlética y deportiva.

En ese momento, una familia italiana de controvertida reputación, presentó en sociedad a una nueva integrante de su clan. Ella era voluptuosa, llena de agresivas curvas, y con todo a la vista. Resultaba casi obsceno contemplar su desnudez, apreciar hasta el más mínimo de los detalles de su anatomía, descubrir todos los entresijos de aquellos órganos prendidos a su esqueleto tal y como habían sido creados.

Su familia me atraía por las historias que contaban de ella los más antiguos de la ciudad. Épicos relatos de enfrentamientos ante rivales más poderosas y modernas que me embriagaban los sentidos. Y, aunque entre nosotros sus miembros nunca habían sido mayoría, extrañamente parecía que no había persona que no hubiera tenido mala experiencia con ellos.

Así que cuando me hice un cuadro con una de sus fotos para mi habitación, supe que haría todo lo posible por hacerla mía y vivir sobre ella todas aquellas sensaciones que su desnudez prometía…y hoy, día de los enamorados, quiero compartir con vosotros este amor que ahora ya ha cumplido veinte años.

Por cierto, estoy hablando de la Ducati Monster, por si alguien no se había dado cuenta…

Mnster 900 1993 300x168 fotosDucati Monster 900 (1993)

Tuve que esperar unos cinco años hasta poder tenerla. Recuerdo que el mecánico de la marca, un viejo conocido, tuvo la pasión suficiente como para insistir en que  probara la suya. Fue tan solo una vuelta a la manzana con aquella “novecientos”, más que nada para comprobar que podía con su rudo carácter y pétreo embrague en seco. Él pensaba que igual era mejor comprar la versión de “siete y medio” que había salido posteriormente. Yo, realmente, ni siquiera necesitaba probar su moto. Lo tenía muy claro…¡quería una Monster 900!

Me hice con la versión “Dark”, la última serie con basculante de aluminio. Lástima que ya no hacían el motor de válvulas gordas. Pero por fin tenía mi ansiada Ducati Monster. En aquella época estaba de moda el movimiento “Streetfighter” y empezaban a verse piezas en fibra de carbono. Ducati ya tenía un suculento catálogo de accesorios para la moto, así que la saqué con un conjunto de escapes, kit de carburación, y filtro. Además de varias piezas de carbono. En una época en la que poner un par de espejos y un juego de intermitentes era ya una proeza, yo me había hecho un pedazo de moto que no dejaba a nadie indiferente.

Monster 900 Dark 1 fotosMonster 900 Dark (1)

Más tarde me apasioné por las “Café-Racer” y las clásicas, por lo que me pegué un año entero con la moto parada trasformándola en una réplica de las primeras Ducati SS. La transformación incluía un kit de estriberas retrasadas y unos semi manillares que hicieron que la moto fuera otra al conducirla. Además, puse un amortiguador Öhlins, muelles progresivos WP en la horquilla (craso error), diferentes escapes, y unos retoques en la pintura. Pero lo más complicado fue conseguir que me hicieran, y luego acoplaran, aquella réplica de semi carenado superior en fibra de carbono.

Monster 900 Dark 2 fotosMonster 900 Dark (2)

Nunca he llegado a tener lo que llamamos una “RR”, aunque he probado muchas a lo largo de estos años, y aquellos semi manillares no duraron mucho tiempo en la moto pese a mejorar su conducción. Me cansaban terriblemente. Así que mi querida Monster sufrió su tercera transformación para convertirse en otra especie de “Café-Racer” desnuda.

Monster 900 Dark 3 fotosMonster 900 Dark (3)

En el 2007, casi nueve años después de comprarla, con 45.000Km y tan solo algunos detalles estéticos que delataban su edad, la cambié por la última y más espectacular de sus versiones, la “tremenda” S4RS.  La verdad es que no me llamaba especialmente la atención su moderno motor “Testastretta” de cuatro válvulas por cilindro y refrigeración líquida. Lo que yo realmente quería eran sus fabulosos frenos Brembo de pinzas radiales. Casi someto a mi Monster Dark a una transformación que incluía la espectacular horquilla Öhlins junto con esos frenos, pero al final en el concesionario me hicieron una oferta “que no pude rechazar”, me tiré a la piscina y cambié de moto como estaba contando. La moto era nuevamente de color negro, con una franja gris, y la saqué sin la cúpula y con algunos extras de carbono. Luego, desde que pude, le instalé el conjunto de escapes Termignoni completo, en carbono, con su centralita y filtro.

A esa moto le hice 70.000Km en tres años (60.000Km en los primeros dos años) y no me dio ni un solo problema. Su chasis era mucho más fácil de conducir y su motor superaba con creces mis capacidades. Aquella moto la usaba a diario, hasta me deshice del coche. Era una auténtica gozada salir de curvas con ella. El mantenimiento no me resultó nada caro. La única pega es que con el kit de escapes de ese modelo en concreto el consumo de gasolina se emparejaba al de un Ferrari de 12 cilindros…pero eran otros tiempos hasta para el precio de la gasolina.

Monster S4RS fotosMonster S4RS

La Monster me hizo amar las motos “naked”. Proporcionó a Ducati un éxito comercial de vital importancia para su historia. Se convirtió en un icono a seguir por el resto de la industria. Y hasta popularizó la pasión por transformar y personalizar las motos.

Han pasado veinte años. Hoy en día tengo una Ducati Streetfighter 1100 S del 2010, color rojo (ya era hora) completamente “carbonizada” con sus respectivos escapes. Era el paso lógico a seguir con mi historial. Aquel mecánico que me prestó su Monster 900 sigue en el concesionario de la marca y es ahora mi compañero de trabajo. De vez en cuando sigo teniendo que defender el buen nombre de la “famiglia” Ducati cuando algún cliente viene a pedirme consejo para comprar una moto. Ducati se ha consolidado como fabricante de motos deportivas de última tecnología. Ha ganado muchísimos campeonatos de Superbikes con las diferentes evoluciones de su sempiterno motor de dos cilindros en “L”. Ha ganado un mundial de Moto GP con un 4 cilindros de similar arquitectura. La marca pertenece ahora a un gigante industrial alemán, y hasta uno que debe celebrar su santo hoy ha roto el corazón de muchos “ducatistis” hace bien poco…feliz día Vale!!!….ejem, ejem…

A veces, cuando te encuentras con un viejo amor del pasado, se te queda el cuerpo con un cierto sabor agridulce. Pero yo tengo frente a mi escritorio una preciosa Monster 696 “20 Anniversary Edition” que me hace seguir enamorado de esta maravillosa motocicleta.

MONSTER ANIVERSARIO 11 fotosMonster 696 “20 Anniversary Edition”

Si quieres verla en vivo tendrás que darte prisa pues ya ha conseguido robarle el corazón a otro motero que la estrenará la próxima semana.

Oliver Padrón

Ventas Ducati Las Palmas

Epílogo: Mi verdadero amor, la de carne y hueso,  me deja de vez en cuando su M696 para mitigar la nostalgia. Sin duda hoy tengo algo importante que celebrar!!!

 

 

Fuente:  blog.gubra.com/

Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados.