Conoce el Museo Ducati (Sala 1)

Tour Virtual por el Museo Ducati  de Borgo Panigale con Google Maps y streetview


Visualización integra del mapa

Introducción

Ubicada en los cuarteles generales de Ducati en Borgo Panigale, sobre una superficie de 1.000 metros cuadrados, la historia de las competiciones Ducati vuelve a la vida. El Museo Ducati fue presentado el 12 de junio de 1998 durante la primera edición de la semana WDW (World Ducati Week) e inaugurado oficialmente el 16 de octubre del mismo año. En el museo se reúnen los resultados de más de medio siglo de competiciones de Ducati y la historia más sobresaliente de la empresa boloñesa, fundada por los hermanos Ducati en el lejano 1926. La historia que va del Cucciolo hasta la Desmosedici revive en un ambiente singular y original, caracterizado por un enorme casco rojo central, rodeado por 33 motocicletas míticas colocadas sobre una pista iluminada. El recorrido histórico se articula a través de siete salas temáticas multimedia, preparadas por Marco Montemaggi, primer Director del Museo, y luego por Livio Lodi, actual Director del Museo. Cada ambiente regala emociones fuera del tiempo que reviven gracias a los filmes de esa época, a los accesorios, a los trofeos y naturalmente a las motocicletas que reconstruyen la historia global de Ducati. “Es una verdadera máquina del tiempo” dice Livio Lodi “a través de la cual las viejas generaciones de apasionados vuelven a vivir las victorias de una época que parecía haber desaparecido, mientras que las nuevas generaciones descubren cómo de grande, rica de acontecimientos e importante ha sido la historia de Ducati. Finalmente un gran sueño que se hace realidad para todos los amantes de las rojas de Borgo Panigale”. El diseño y la dirección de las obras del Museo ha sido encargada a los arquitectos Pietrogrande y Martora con Estudio Asociado, mientras que la construcción la llevó a cabo ICET. Ven a descubrir el glorioso pasado de Ducati: una genuina mezcla de innovación, estilo italiano y victorias deportivas incomparables desde el lejano 1926.

Museo-Ducati_2

La estructura del Museo Ducati

En esta exposición permanente hemos representado la evolución deportiva de la empresa de Borgo Panigale, intentando reconstruir, una etapa tras otra, los momentos más importantes. La visita al Museo comienza con una exposición de lo que Ducati realizó antes de convertirse en una empresa motociclística, con una amplia panorámica de algunos productos realizados en los años Treinta, un tributo sentido y necesario a los fundadores de la Sociedad, los hermanos Bruno, Marcello y Adriano Cavalieri Ducati. La historia comienza en el 1946 con la llegada del Cucciolo (cachorro), el primer motor de producción Ducati, y la entrada de la empresa en el mundo del motociclismo. Luego vino la época de Taglioni, es decir la llegada en casa Ducati del mítico ingeniero a quien se debe la aplicación del famoso sistema de distribución Desmodrómica, que sigue siendo hoy en día la marca de distinción de los motores Ducati. Taglioni fue también el diseñador de las famosas “Marianna” 100 y 125 Gran Sport, reinas de los Motogiros de Italia alrededor de mitad años 50. Siguiendo el itinerario histórico encontramos el grupo de motocicletas que describen una época muy corta pero intensa, aquella de los bicilíndricos paralelos con tres árboles de levas de competición, que marcan el debut de un joven piloto, Mike Hailwood™, que en poco tiempo se convirtió en una leyenda. Hay un sucesivo retorno a los monocilíndricos derivados de la producción de serie, con los cuales Ducati obtiene resultados muy positivos. La siguiente etapa marca la introducción de los bicilíndricos en “L” con engranajes cónicos, representada de manera excelente por dos pilotos memorables: Paul Smart, ganador de la 200 Millas de Imola en el 1972 y Mike Hailwood™, triunfador del Tourist Trophy en el 1978. Llega el momento de la famosa bicilíndrica Pantah con el nuevo motor “de correa”, que nace a finales de los años 70 y del cual derivan las dos superpremiadas TT2 y 750F1. La historia continúa con la llegada, en el 1986, del revolucionario, pero aún actual, motor Desmodrómico de cuatro válvulas. Su diseñador es un hombre cuyo nombre es desde siempre ligado a la marca Ducati, Gian Luigi (“Gigi”) Mengoli. Es con este nuevo motor muy poderoso que a partir del 1990, Ducati colecciona un éxito tras otro en el insidioso Campeonato Superbike, antes con la 851, que se convirtió en la 888, y luego con la mítica 916, hasta llegar a nuestros días con las motocicletas de competición del momento. El viaje en la historia de las competiciones de Ducati termina idealmente en el “paraíso” donde el apasionado puede admirar el más reciente reto que Ducati ha emprendido en el 2003 con la Desmosedici, la nueva generación de motocicletas de competencia realizadas en Borgo Panigale.

museo_ducati_3

El Museo Ducati ha sido diseñado para ofrecer al visitante una lectura doble; la primera se refiere a las motocicletas colocadas cronológicamente sobre un pista circular, la segunda, sigue un recorrido paralelo a través de las 7 salas temáticas que explican de manera más detallada los nueve temas mencionados anteriormente.
La realización del museo ha sido posible gracias a la inestimable contribución de coleccionistas, pilotos, apasionados y de todo el personal de Ducati Motor Holding, que han generosamente colaborado al resultado de este proyecto.
El Museo Ducati está dedicado a todos quienes han ofrecido, a partir del 1926 hasta hoy, sus conocimientos, su trabajo y su pasión a esta Empresa, que ha llegado a ser un símbolo de éxito en todo el mundo.

Livio Lodi
A continuación algunos textos escritos por personajes famosos que han hecho del motociclismo su profesión, además de su pasión. Periodistas que nos han emocionado con sus relatos y que han contribuido a perpetuar la extraordinaria historia de Ducati.

Sala 1
El Cucciolo (Cachorro), el Primogénito
“Ven conmigo, te llevaré en el Cucciolo, el ciclomotor es pequeño pero late fuerte como mi corazón”.
Ha recién terminado la segunda guerra mundial y hay un frenesí de movimiento para ir a trabajar y a divertirse, pero hay poco dinero.
El 1946 es el año justo para la entrada en el mercado del económico micromotor de Ducati, acompañado por este estribillo pegadizo difundido por la publicidad radiofónica: dará una fuerte contribución a la motorización y tendrá un enorme éxito popular.
El Cucciolo es diseñado durante la guerra por dos colaboradores ejemplares de Motociclismo, el abogado Aldo Farinelli y su hermano el ingeniero Enzo Furio, y gracias al cambio de dos marchas, puede transportar dos personas y superar subidas bastante empinadas, muy comunes en Italia. Además siendo de cuatro tiempos (con válvulas en la culata) hace cien kilómetros con un litro de gasolina y no ensucia las bujías, mientras que los otros ciclomotores, casi todos de dos tiempos, consumen más y requieren frecuentes limpiezas de bujía.
El Cucciolo es producido en seis versiones, constantemente mejoradas del 1946 al 1958. Como recuerda Bruno Ducati, uno de los tres hermanos fundadores de la empresa, se fabricarán casi un millón de ejemplares, incluso aquellos construidos en el exterior bajo licencia. Un verdadero récord.
El Cucciolo entra en la historia no sólo como vehículo utilitario de enorme éxito, sino por los grandes resultados que alcanzará también en el turismo y en el deporte: el raid Paris-Tokio de 18.000 kilómetros en el 1949, los récords mundiales de velocidad en Monza en el 1950, las victorias en pista de Zitelli (y muchos otros) en los años 50, la participación en la Seis Días Internacional de todo terreno en el 1951 con Tamarozzi, son sólo algunos ejemplos de su elevado potencial.
Y además el Cucciolo tiene otro grande mérito: el haber hecho entrar a Ducati en el Olimpo del motociclismo.
Carlo Perelli

Etiquetas: , , ,

Los comentarios están cerrados.